Calle del «asfalto» (II)

Jesús Pablo Alonso García Asfalto Leave a Comment

Como se comentaba en la parte primera de este artículo la elección del nombre de las calles está sujeto a una reglamentación.

En otras ciudades del territorio nacional depende de cómo se hallan establecido estas competencias. Y en otros países la manera de asignar estos nombres es parecida pero igualmente depende de la legislación vigente.

Ese listado que llega a la Junta Municipal de Distrito es entregada en su origen desde el Instituto Nacional de Estadística cuyo organismo pone en marcha el proceso.

El listado con los nombres propuestos para esas plazas, calles y avenidas son entregados al consejo regional.

Si estas calles están en un centro urbano pasará a manos del Ayuntamiento y por tanto la Junta Municipal de Distrito.

Así en el caso de Madrid esos nombres de las nuevas calles deben estar en sintonía con las del entorno.

Cuando se crean nuevos espacios urbanos es frecuente que se decida una temática concreta por ejemplo la artística. En este caso todos los nombres elegidos son de esa misma temática. Por ejemplo puede escogerse un tema clásico como escritores de Iberoamérica, o bien obras literarias de la antigüedad, o personajes mitológicos. En cualquier caso deben ser nombres que no se hallan usado con anterioridad.

Calle del Asfalto.

El listado propuesto es enviado a la Concejalía de Cultura y por último se aprueba en un Pleno Municipal.

Cuando los nombres se refieran a espacios situados en pedanías la elección dependerá de las juntas vecinales.

En estas últimas es suficiente con que cualquier persona proponga un nombre a dicha junta vecinal para que sea discutido y estudiado antes de su aprobación. Se puede proponer cualquier nombre.

De esta manera tanto en barrios nuevos como en localidades del territorio se han nombrado calles, plazas y avenidas con nombres de lo más curioso.

Algunas obedecen a algún hecho o anécdota histórica concreta como es en Madrid la calle de la Abada, un animal similar a un rinoceronte que se escapó durante una feria en el siglo XVI en aquella calle.

Otros nombres más recientes corresponden a personajes de ficción o del cómic.

En el caso de barrios situados en extrarradios es muy habitual poner a las calles nombres relacionados con el entorno.

Calle de la Plata y tabla periódica con elementos químicos.

En barrios del Sur de la capital como Villaverde se pueden encontrar nombres relacionados con la industria y la siderurgia.

Nombres como calle Platino, calle Tántalo, o calle del Asfalto hacen clara referencia a un entorno industrial.

En este distrito de Villaverde en concreto se han situado desde los años cincuenta y sesenta factorías como Marconi, Boetticher y Navarro, y Barreiros entre otras.

Alrededor de estas factorías se crearon nuevos barrios habitados por personas que trabajaban en esas mismas fábricas.

Tanto la industria de la automoción, el ferrocarril, como la metalurgia han dejado su impronta en estos barrios.

Otros nombres que se pueden encontrar actualmente en estos barrios son por ejemplo calle Cobalto, calle Níquel, calle Calcio, calle Bronce, calle Silvina, calle de la Plata, calle Esmaltina, calle Diamante, calle Limonita, calle Iridio, calle Oro, calle del Americio, calle Mercurio, calle Kriptón, calle Mica, calle Magnesia, calle Bismuto, calle Turba, calle Hulla, calle Ámbar, calle de la Resina, calle Ópalo, calle Metal, calle Azufre, calle Hidrógeno y calle Oxígeno.

Todos estos son nombres de elementos químicos, minerales o productos industriales muy necesarios y que marcan el carácter local del entorno en cuanto a las actividades que allí se realizan o se realizaban.

Calle de la Plata.

En ciudades como New York optaron sin embargo por un sistema numérico para nombrar las calles. De esta manera las calles de la «Gran manzana» comienzan por el número 1 hasta el 11 desde el Este y continúan hasta el oeste denominándose avenidas.

Las calles que se sitúan de manera perpendicular igualmente se nombran mediante números desde la parte Sur hasta la Norte donde termina la isla con la calle 220.

De esta manera para encontrar un domicilio se dice por ejemplo que está situado en el número 79 de la cuarta avenida, o bien que un negocio está en el número 98 de la calle 38.

Sin lugar a dudas es una manera distinta de codificación y ordenamiento urbano muy funcional.

_______________________________________________________________

Parte I del artículo :

Calle del «asfalto» (I)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la Política de privacidad