¿Cómo se construye una carretera?

Jesús Pablo Alonso García Asfalto 1 Comment

El asfaltado de un área, como por ejemplo una carretera, requiere de un equipo de maquinaria concreto y una dotación de personal.

 

El proyecto técnico a ejecutar incluirá su alcance y medida de la obra a realizar, su desglose en partidas presupuestarias,  seguido de un «plan de ejecución».

 

Este plan pone en marcha las dos partes antes reseñadas que son la maquinaria y el personal.

 

Si el proyecto consiste en la creación desde cero de una vía de comunicación como una carretera, primeramente es necesario realizar un trabajo de creación de dicha vía.

 

Después de estudiar su recorrido y realización del mismo, comienzan las primeras tareas de compactación del terreno.

 

Seguido a este proceso se procedería a iniciar la pavimentación de la carretera con distintos materiales para compactar el terreno.

 

Ello se logra añadiendo distintos tipos de tierras mezcladas con piedras de distintos grosores en distintas capas. Dichas capas, en cada operación son aplastadas por enormes máquinas compactadoras las cuales hacen cada vez más sólida la superficie.

 

A continuación se procede a incluir sobre estas capas los pavimentos asfálticos.
El asfalto tendrá unas propiedades de gradación y durabilidad que dependerá de la mezcla empleada.

 

Para la producción y colocación del mismo sobre el terreno escogido se emplean distintos tipos de máquina.

 

Se parte de una planta mezcladora y una moto niveladora desde las cuales se derrama sobre el terreno dicha mezcla producida. Anteriormente en dichas plantas se incluye un horno y tolvas además de un control de volumen y temperatura.

 

Para transportar y colocar el asfalto es necesario disponer de una cisterna de asfalto a presión.

 

Después una pavimentadora se encarga de mover y esparcir la mezcla por el suelo mientras se mueve.

 

Asfaltado de nueva carretera

 

Por último se emplea una compactadora que dispone de ruedas neumáticas las cuales llevan una presión específica para compactar de manera suficiente la mezcla derramada.

 

A esta compactadora le sigue otra de rueda lisa de acero la cuál cuenta con un sistema de lubricación que permite mantener limpias y húmedas las ruedas de manera uniforme. Por lo general llevan estas máquinas al menos dos ruedas para de este modo ejercer una presión suficiente sobre el pavimento.

 

También se emplean aplanadoras vibratorias en dicho proceso.
Para esparcir la mezcla de asfalto se precisa la ayuda de una barra rociadora. El asfalto escogido para dicho trabajo tiene una viscosidad y una temperatura concreta con la que es regado a una presión también determinada.

 

Después de este proceso se deja secar todo varias horas.

 

En un recorrido posterior de verificación de las obras realizadas, de pueden reforzar y rematar al detalle partes del pavimento.

 

El resultado final llega cuando dicha vía es pintada con su señalización vial correspondiente para delimitar arcenes y su centro.

 

Hasta aquí el trabajo para asfaltar habría terminado. En lo concerniente a la obra final, seguro que quedan varios trabajos posteriores como es la colocación si procede de vallas exteriores, colocación de señales de tráfico, así como paneles luminosos inteligentes en forma de arco sobre la vía.

 

Comments 1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la Política de privacidad