Gestión de aguas urbanas (Parte 2) | Asfalto Madrid

Gestión de aguas urbanas (II)

Jesús Pablo Alonso Medio Ambiente Leave a Comment

En la parte I del artículo «gestión de aguas urbanas» se hacía referencia a la importancia de gestionar de manera adecuada el agua que entraba y salía de las ciudades.

La gestión del agua potable ocupa un lugar muy relevante pero también lo es la depuración de estas aguas cuando ya se han usado.

La gestión de aguas contaminadas tiene dos vertientes.

Por una parte se tratan de procesar aguas que ya se han usado y proceden del entorno doméstico, y por otro lado están las aguas procedentes de instalaciones industriales.

En estos entornos industriales, previamente a la evacuación de las aguas usadas, se dispone de un sistema de depuración y contención especial de manera que el agua que se vierte ya está prácticamente tratada.

Pero no todas las aguas se consumen necesariamente. También están esas aguas que tras la lluvia recorren las calles arrastrando todo a su paso.

Dichas aguas limpian tejados, aceras y viales de manera que terminan discurriendo según el desnivel hasta la red de alcantarillado.

Salida de colector urbano en tramo inferior de un río.

Gestión de aguas urbanas

Cuando estas aguas son de un gran volumen por lluvias continuadas o tormentas son recogidas en grandes estanques periféricos.

Estos estanques funcionan como sistemas de contención para evitar inundaciones en tramos inferiores del espacio urbano.

Finalmente todas esas aguas recogidas en las dos modalidades deben ser procesadas para su limpieza mediante un sistema de depuración global.

En una primera fase el agua es depositada en unas primeras piscinas y estanques en donde se realiza una deposición de materiales en suspensión y otros objetos.

En una segunda fase este agua es tratada con productos químicos y biológicos para descomponer su contaminación.

El agua va pasando de una piscina a otra hasta que finalmente se vierte a los ríos en los tramos más alejados a poblaciones mediante grandes canalizaciones y colectores.

Este agua tratada elimina el resto de contaminantes parciales en los ríos donde termina limpiándose de modo natural antes de llegar al mar.

Al comienzo, en el nacimiento de las primeras ciudades, no se hacía de esta manera y las aguas contaminadas se vertían directamente a los ríos.

Allí el agua se iba limpiando poco a poco mediante deposición de sustancias más pesadas, arrastre y captura de contaminante en las orillas, y también por disolución.

Estanque con agua contaminada para su tratamiento.

Sin embargo debido al aumento de poblaciones y desarrollo tecnológico e industrial, también lo fueron haciendo los contaminantes. De esta manera se ponían en riesgo los puntos de suministro de agua de otras ciudades que estaban más abajo. Además se ponía en peligro la vegetación de riberas y su fauna de manera notable.

En la actualidad estos sistemas de depuración aumentan cada día en eficacia garantizando un agua más respetuosa con el medioambiente.

____________________________________

Parte I artículo: Gestión de aguas urbanas

Gestión de aguas urbanas (I)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la Política de privacidad