La niebla en carretera.

Jesús Pablo Alonso medioambiente 0 Comments

La niebla es una masa de agua suspendida en el aire en forma de evaporación. Eso quiere decir que se trata en realidad de una nube que está pegada al suelo.

Cuando la humedad de un terreno es muy alta se puede producir su evaporación sobre el mismo de modo que el agua se condensa produciendo una enorme masa de agua suspendida y sujeta al suelo.

Esta masa de agua que flota está a una temperatura muy baja y por tanto no puede elevase.

Al pesar tanto llega esta nube a tocar el suelo y no es hasta que llega el día cuando se caliente y puede ascender en altura o simplemente disiparse. En algunos días muy fríos es posible que esta niebla quede sujeta al suelo durante días seguidos e incluso varias semanas en regiones localizadas.

Hay varios nombres para definir este fenómeno que van desde la niebla, la neblina o la bruma.

En las condiciones físicas y químicas en que se produce lo normal es que veamos este fenómeno en el otoño y el invierno. En lugares próximos a los polos es posible que se produzca niebla en regiones concretas en cualquier estación del año. Suele ocurrir en lugares de gran altitud o muy cercanas a los círculos polares. También se produce en el mar.

La niebla dentro de poblaciones.

La niebla siembre ha estado relacionada con un cierto estado de emoción romántica, recogimiento y nostalgia sobre todo a un nivel literario. Sin embargo la niebla también se la ha relacionado en la mayoría de las ocasiones con amenazas y peligros de todo tipo.

Es un fenómeno que impide ver y saber dónde uno está igual que si se caminase sin luz en la noche.

En la actualidad la niebla supone sobre todo una amenaza para la seguridad en carretera, el transporte aéreo y el  ferroviario.

La niebla produce una falta de visibilidad importante y supone un riesgo en la circulación de vehículos por carretera. También lo es en la ciudad donde una espesa niebla puede impedir la visión de conductores y peatones.

Existen muchos tipos de niebla según las condiciones meteorológicas en que se produzcan. Su densidad también es muy variable pudiendo ser en muchos casos de peligrosidad extrema.

Cuando esta niebla es además de una gran humedad supone un riesgo doble porque lo empapa todo haciendo del suelo un pavimento mojado igual que si hubiese llovido.

También hay otros factores que la hacen especialmente peligrosa. Se trata de los bancos de niebla que se distribuyen por valles y vaguadas de manera que un conductor puede encontrarse con ellos rápidamente pasando de una buena visibilidad a una total falta de la misma.

Si ya es difícil la circulación de vehículos durante el día, durante la noche se agrava esta situación. Unido a la total ausencia de luz se une una falta de visión en donde las luces del vehículo ayudan muy poco.

Para estas situaciones los vehículos disponen de un sistema de luces anti niebla que permiten ser vistos algo mejor.

Se trata de pilotos traseros de luz muy intensa y que ganan en varios metros su posición visible respecto al resto de conductores.

La niebla en carretera.

Las luces antiniebla delanteras son sin embargo las más importantes. Por una parte deben permitir ver al conductor la carretera en varios metros más a los que vería con las luces normales. También es necesario que sean luces especiales para no deslumbrar a otros conductores que circulan en sentido contrario.

En estas fechas de invierno se deben extremar las precauciones en la circulación para prevenir accidentes de carretera. Se puede aumentar este margen de seguridad reduciendo la velocidad del vehículo dándonos mayor margen para reaccionar ante imprevistos.

Otro modo de aumentar este margen es revisar el correcto funcionamiento de todos los sistemas de iluminación del vehículo. Y por último es muy útil y necesario disponer en el vehículo de sistemas anti vaho que permitan una visión nítida de la carretera tanto en lunas delanteras, traseras así como ventanillas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la Política de privacidad*