Lago Asfaltites: sal y asfalto bíblico (II)

Jesús Pablo Alonso García Asfalto Leave a Comment

Cuando en el pasado han aparecido afloramientos de betún, a ellos han ido asociados el descubrimiento de yacimientos petrolíferos. Lo mismo ocurrió cuando aparecían emanaciones de gas natural y los también conocidos como «fuegos eternos» de los que habla Herodoto y otros autores bíblicos.

Dichos fuegos son bien conocidos en Turquía como por ejemplo en el monte Quimera cercano al valle de Olimpos. Estos fuegos también aparecen en regiones de Armenia asociadas a importantes yacimientos de petróleo.

Depósito de asfalto y alquitrán.

Dichos fuegos además se relacionan con «oráculos» históricos que cambiaron el destino de numerosos pueblos y naciones como algunos situados en islas del Mediterráneo.

No deja de ser llamativa la relación que hay entre estos lugares tan peculiares de rareza geológica y los aspectos espirituales situados en lo más profundo del ser humano. Son con frecuencia espacios relacionados con ritos y cultos además de ser el escenario en el pasado de acontecimientos bíblicos que han quedado recogidos en la historia.

Es el caso de ciudades como Sodoma y Gomorra entre otras que se mencionan en dichos textos y que se indicaban situadas en las orillas de la zona sur de este lago o mar Muerto. Se trata de regiones de alto valor histórico, geográfico, arqueológico y geológico con un patrimonio incalculable de enorme riqueza.

Mapa de la región del mar Muerto.

Aquí fue donde se encontraron los 3000 fragmentos de manuscritos del mar Muerto en unas cuevas cercanas al desierto de Judea que son de hace dos milenios, textos de una gran relevancia arqueológica e histórica.

Esta región ha estado llena de acontecimientos y episodios históricos que son vigentes en la actualidad.

Este «lago Asfaltites» está en la actualidad entre Jordania, Israel y Palestina.

Geológicamente el lago Asfaltites o mar Muerto se creo por las presiones y movimientos de las placas tectónicas de la región, en este caso la arábiga y la africana.

Dichas presiones crearon un entorno único de manera que se creo la «depresión geológica más profunda del planeta».

Este lago se sitúa a 435 metros bajo el nivel del mar.

Su superficie es de 810 km², su volumen es de 147 km³, tiene un perímetro de 135 km ( longitud 67 km x 18 km de ancho ), una profundidad máxima de 378 m. Su densidad es de 1.24 kg / litro.

Depósito de sales.

La salinidad del mar Muerto varía según la profundidad. En aguas profundas la cuasi-salinidad es de 235 kg/m³ que responde a una salinidad del 28 %. Cada año esta salinidad crece a una tasa de 0,5 kg/m³/año en verano.

Hay que considerar que la temperatura media en este lugar es del 30 grados con unas máximas de 47 en los meses de verano. Esto produce una evaporación enorme que produce un lago cada año más salado.

En la antigüedad, en regiones de Asia, los chinos que excavaban profundos pocos para buscar sal gema para su aprovechamiento y uso en diferentes industrias. Al realizar estas excavaciones encontraban con frecuencia depósitos de petróleo de manera accidental.

Orillas de laguna salada con depósitos de sal.

Otra vez estas dos sustancias aparecen emparentadas.

Los depósitos de estos materiales tanto de sal como el betún y el asfalto fueron utilizados desde que se tiene conocimiento para distintos usos.

De este modo ese alquitrán y betún fue empleado para el engrase de los ejes de carros, para impermeabilizar fisuras en viviendas y almacenes de víveres, y para calafatear embarcaciones entro otros muchos usos.

¿El asfalto nos salvó del «diluvio universal»?

Como se indicaba al comienzo la relación entre el petróleo, el asfalto, el betún y la sal ha sido siempre evidente. Han estado relacionados con el progreso y evolución humana, la sabiduría y también con el mundo espiritual.
_______________________________________________________________

Parte I del artículo :

Lago Asfaltites: sal y asfalto bíblico (I)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la Política de privacidad