La tormenta Filomena fortalece la organización.

Jesús Pablo Alonso García Actualidad Leave a Comment

La tormenta Filomena fortalece la organización en el sentido de que prepara a la población ante contingencias imprevistas de las que además hay apenas antecedentes.

Pocos días después del día de Reyes, en las Navidades de 2021, cayó la nevada más grande de que se tiene constancia en el último siglo sobre la Península Ibérica.

Sobre todo, afectó a la zona central. Las regiones del norte no registraron una cantidad de nieve especialmente alta respecto a otros años. En estos lugares como Castilla y León, situados a una mayor altitud, están acostumbrados a tener crudos inviernos.

Sin embargo, no es algo tan común en espacios como Castilla la Mancha y Comunidad de Madrid, en esta ocasión, con cifras de récord en cuanto a nieve acumulada.

Un fenómeno meteorológico así tiene menos consecuencias visibles cuando se produce en espacios naturales casi deshabitados. En esta ocasión, sin embargo, toda esa nieve caída lo hizo afectando a gran número de poblaciones y grandes ciudades.

Las consecuencias, por tanto, son en cuantía de daños y pérdidas, de magnitud.

La tormenta Filomena fortalece la organización. Simuladores y modelos climáticos.

Todo comenzó a primeros de año cuando los simuladores dedicados al análisis climático advirtieron acerca de la generación de una anomalía pocas veces vista en estas latitudes.

Según esos datos, se calculó mediante los modelos de predicción, que en ocho días una tormenta de nieve de gran magnitud, asolaría gran parte de la Península Ibérica, en especial la zona central. También afectó a gran cantidad de provincias de Cataluña y Aragón.

La tormenta Filomena fortalece la organización

Daños causados por la tormenta Filomena en enero de 2021.

La dificultad que tiene la interpretación de los datos extraídos de los simuladores está en que pueden diferir bastante de la realidad. En unos casos dichos simuladores pueden quedarse cortos o bien ofrecer una predicción en exceso.

Dichos datos son transferidos a los centros de seguridad, prevención y mando que a su vez son trasladados a las personas con autoridad política. Estas son las personas, por tanto, que basadas en esos datos, previenen a la población y ponen en marcha los dispositivos oportunos de prevención.

El resultado de esta tormenta llamada Filomena, fue un temporal de nieve que duró más de treinta horas de forma continuada entre el viernes 8 de enero y el sábado. Dicho temporal en realidad comenzó el jueves día 7 dejando las primeras capas, primero de nieve y después de hielo.

Toma de decisiones, servicios de prevención y seguridad.

Como se comentaba anteriormente, se avisó a la población con varios días de antelación sobre la llegada de un gran temporal. Sin embargo, como en estas latitudes la población no se está acostumbrada a una cosa así, en realidad no se le da la importancia que tiene.

Simplemente es por un problema de perspectiva. Se escuchan los avisos, pero no se interpretan en su contexto porque no se tienen referencias de antecedentes recientes anteriores.

De esta manera, el jueves ya se vieron los primeros efectos de la nieve sobre las calles y carreteras. Sin embargo, incluso el viernes cuando comenzó a nevar de manera constante, no se tuvo la impresión de que aquello fuera de gran peligro.

El resultado fue que en la tarde de aquel viernes hubo miles de coches que quedaron inmovilizados y por tanto atrapados en la nieve.

Dentro, sus ocupantes, permanecieron con las luces encendidas y los motores en marcha. Así ocurrió en gran cantidad de provincias en autopistas, carreteras y poblaciones. Muchos de los ocupantes tuvieron que pasar la noche dentro de sus vehículos.

Priorizar el rescate de personas.

El sábado hubo que organizar el rescate y evacuación de aquellas personas que aún seguían allí. Muchos de estos conductores, salieron a pie entre la nieve y marcharon como pudieron hasta sus hogares empleando los medios que encontraron.

Estos coches, ya sin ocupantes, quedaron en las vías y autopistas cerradas a la espera de ser retirados varios días después.

Las primeras consecuencias visibles de esta tormenta durante el primer día fueron el comienzo de ciudades, poblaciones y vías de comunicación paralizadas, colapsadas por la nieve y el hielo.

Daños sobre lunas de vehículos por impacto de nieve y hielo caídos desde cornisas.

La gran mayoría de la población se mantuvo en sus hogares y no acudieron a sus puestos de trabajo. Las personas más afectadas fueron aquellas que no pudieron escapar a tiempo mientras bien, acudían a sus empleos o bien regresaban.

Riesgos asociados a la nevada, valoración de daños y seguros.

De esta manera, incluso el mismo sábado, según las regiones, hasta bien entrada la tarde y noche, se pasó de las fotos curiosas e insólitas, los muñecos de nieve y los juegos en familia junto a la nieve como novedad climática, a ver ese mismo día y el día después, los enormes daños producidos.

El domingo amaneció con un sol radiante sin nubes, pero con un frío enorme que duraría semanas. Las temperaturas de entre cinco y diez grados bajo cero aseguraron la permanencia de casi toda la nieve y el hielo por al menos dos semanas.

Dicha nieve tuvo un espesor mínimo de treinta centímetros, pero con frecuencia de más de cuarenta. Esa cantidad de nieve acumulada son muchísimos kilos de peso.

A parte de los graves problemas en la circulación, el día después de la nevada dejó visibles los primeros daños producidos.

Recuento de daños.

Árboles partidos por la mitad y ramas desgajadas por el peso de la nieve. Troncos que atravesaban los techos y lunas de numerosos vehículos. Coches totalmente inmovilizados con nieve a sus lados y en el techo.

Vías de ferrocarril totalmente nevadas que impedían la circulación. Y lo mismo ocurría en las calles, carreteras y grandes tramos de autopistas.

Centrales eléctricas con alto riesgo de cortocircuito por acumulación de nieve. Paralización de subestaciones eléctricas, tendidos eléctricos caídos, así como líneas de teléfono o torres de comunicación dobladas.

Limpieza de nieve los días posteriores a la tormenta de nieve Filomena.

Gran cantidad de techos de naves, edificios y aparcamientos totalmente hundidos, doblados o derruidos.

A todos estos daños le siguieron otros como consecuencia de la nieve acumulada en fachadas y cornisas que fue resbalando lentamente hasta los bordes. Desde allí, de manera inesperada por el deshielo, caían con brusquedad sobre el suelo aquellos cientos de kilos nevados.

Cuando debajo había vehículos, sobre los mismos, se producía el hundimiento de techos y la rotura de lunas.

La tormenta Filomena fortalece la organización. Reparación, recuperación y evolución.

Afrontar un reto de estas características exige una priorización de recursos. En un primer lugar se trata de asegurar y rescatar a la población afectada.

Después, en segundo lugar, la prioridad está en tratar de despejar las arterias principales de las poblaciones con el fin de mantener en servicio las estructuras básicas.

Se trata en especialmente de garantizar los accesos a los propios centros de emergencia y seguridad, centros de gobierno y centros de salud.

A continuación, se trata de reestablecer el transporte urbano, el tránsito peatonal, el acceso a comercios y centros de trabajo.

Debido a los recursos limitados disponibles en situaciones tan excepcionales, los Ayuntamientos habilitan además de los medios estatales ya existentes, servicios privados para ayudar en las tareas de limpieza.

Estos servicios consisten en el uso de máquinas quitanieves, excavadoras de diferente tamaño para poder acceder a todas partes, así como brigadas de personal con picos y palas para retiras el hielo, la nieve y esparcir sal.

Otra tarea muy importante que se realiza después de estas tareas es la de retirar las basuras acumuladas junto a los puntos limpios. Aunque se insta a la población a que guarde el máximo posible sus basuras en casa, muchas personas o no pueden o lo desconocen.

El resultado es una acumulación de basura en montículos que no pueden ser retirados mientras las vías siguen colapsadas. Ello supone por una parte un riesgo para la salud por los lixiviados que desprenden dichas basuras. Y por otra parte también son un obstáculo vial que ocasiona problemas de circulación y visibilidad.

Soluciones en el sector privado.

Para realizar la limpieza de nieve las empresas del sector logístico y producción emplean la misma fórmula que los Ayuntamientos. De esa manera recurren a servicios privados para la contratación de personal y máquinas excavadoras que habiliten los espacios de trabajo retirando la nieve y el hielo de techos y suelos.

La tormenta Filomena fortalece la organización

Nieve cayendo el sábado 9 de enero de 2021.

En muchos casos además se habilitan servicios especiales de autobús que permitan a los trabajadores acudir a sus puestos de trabajo desde estaciones de transporte público debido a la imposibilidad, durante días, de mover sus vehículos privados.

La tormenta Filomena fortalece la organización en la lectura positiva de que esta catástrofe natural producida ofrece experiencia para afrontar sus problemas asociados.

Por una parte, la población civil se hace más consciente de la gravedad que supone un problema así. Ante otro caso similar que se pronostique, puede anticiparse en la provisión de víveres, reducción en su movilidad, y preparación de herramientas como sal y palas para su uso.

Por parte de empresas e instituciones, se mejoran los sistemas de alerta y comunicación. Además, se establecen de manera priorizar recursos con unos tiempos de respuesta mucho menores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la Política de privacidad